Follow me on:

  • YouTube - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
  • Twitter - Círculo Negro
  • Facebook - Círculo Negro

© 2018 Alicia Nurho. All Rights Reserved. 

May 4, 2017

Please reload

Recent Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Featured Posts

Once upon a time...Eurovisión.

May 14, 2017

 

 

Llevamos un tiempo queriendo encontrar los sentimientos y las palabras adecuadas para esta entrada del blog. Ésta tenía como subtítulo “cómo vivimos eurovisión siendo un grupo fuera del Mainstream”, y permaneció congelada, una pregunta inconclusa, flotante; pero finalmente, el enfoque se ha revelado y los hechos hablan por sí mismos.

Como grupo con un estilo fuera del mainstream sabemos lo complicado de encontrar un camino viable, visible y libre, pero para nada es imposible.


Lo sorprendente de la reacción que generó nuestra propuesta para el Eurocasting fue la cantidad de apoyo y amor que la gente nos brindó. Aquello que queríamos expresar mostrando sinceramente lo que éramos (y somos) estableció con el oyente una relacion muy estrecha, un vínculo que creó una vía de comunicación directa y profunda entre ambas partes.
Esa es la mejor de las magias.

En esta edición de Eurovisión 2017, hemos visto que efectivamente hay esperanza. Portugal ha dejado que su candidato ofreciera una propuesta verdadera, para nada “eurovisiva”, como algunos recelaban al principio. Ha dejado que sea la pureza de una forma de vida, la que se plasmara en el binomio de los Hermanos Sobral. Reconocimos esa forma de hacer música y de vivirla desde un comienzo, porque nosotros también manejamos ese mismo idioma.

 

El triunfo de Portugal nos enseña una lección muy valiosa, y es que realmente tiene sentido el cometido que hacemos luchando por nuestros sueños, luchando por nuestra visión de la música y de cómo queremos vivir nuestra vida con ella. Se sabe cuándo algo se dice de corazón, y cuándo nos mienten. No somos idiotas, debemos dejar de creer que lo somos y evitar que nos sigan tratando como tal.

 

 

                                             (Picture: Potap Tsyruk/Anadolu Agency/Getty Images)

 

 

Las decisiones que creemos nuestras, para nada lo son. Porque, preguntémonos: ¿quién premanece invisible en el camino a la representación de un país? ¿Lo visible ha de ser garantía de lo que nos gusta de verdad? Hay muchísimos grupos fuera del mainstream que se quedan sin voz, perdiendo la oportunidad de ofrecer sus propuestas sinceras, trabajadas con esfuerzo y tesón.


A veces se oye una voz que dice ¿para qué Eurovision, acaso sirve de algo? Por un momento gana un “nooooooo” pero ¿por qué negarlo? ¿Por qué no apostar por ello? Simplemente, cambiémos la perspectiva. Podemos luchar porque cada país ofrezca algo interesante, que explore entre sus gentes y se impregnen de la forma en la que hacen música. Y si realmente los países se implicaran en la búsqueda de sonidos originales, de gente profesional y con talento, otro gallo cantaría. El mundo esta plagado de prodigios musicales, no es verdad que ya no quede de eso. Eurovisión en vez de un escaparate de cutrez y falta de nivel sería, muy al margen de la competición (que debería ser una consecuencia de la riqueza artística y no una finalidad), una exposición de nuevas tendencias, sonidos originales, gente creativa, sinceridad ejecutiva…en la que todos se podrían inspirar mutuamente. Sería EL GRAN festival de la creación y el intercambio de conocimiento. ¿Qué importan las banderas, si la música no entiende de eso?

Consideramos que, como habitantes de nuestro país, ayer se hizo mas evidente que tenemos la necesidad de plantearnos una serie de cuestiones, y reflexionarlas cada uno por su cuenta sin esperar lo que otros le digan al respecto. Es necesario generar un debate fructifero e inteligente. ¿En qué lugar estamos colocando a la música de calidad? ¿Cómo tratamos a los grupos emergentes hoy en día en nuestro país? ¿Qué es lo que estamos haciendo mal con la cultura de nuestro tiempo para que nos represente una cifra tan cabal como un cinco?